Guasimo

¿EMPANADAS DE CONEJO, cayeye y boronía? ¿Qué-jesto POR DIOS? Este restaurante resultó una gran alegría, toda una revelación. Cada mordisco me dolía en las entrañas: me dolía de gusto, me dolía de emoción y agitación.

Ouzo

Casi NO lo LOGRO! Ya había perdido las esperanzas de conocer Ouzo en este viaje a Santa Marta, 3 días pidiendo reserva, llamando insistentemente, tratando de conseguir a un amigo de otro amigo, para que me ayudara a entrar allí… 

Donde Chucho

Solo fue que pisará Santa Marta para que los amigos de la comunidad empezaran a hablarme de Chucho y de sus exitosos restaurantes en el Rodadero y en Centro de la Ciudad! «Tienes que conocerlo», me escribían insistentemente…

Compártelo:

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
×
×

Carrito

A %d blogueros les gusta esto: