Donde
Chucho

Solo fue que pisará Santa Marta para que los amigos de la comunidad empezaran a hablarme de Chucho…

y de sus exitosos restaurantes en el Rodadero y en Centro de la Ciudad! «Tienes que conocerlo», me escribían insistentemente desde todos los rincones de Colombia!

Pues bien, y aunque prometí no salir del Hotel Irotama, cedí a la insistencia, y pedí reservación para su restaurante del Parque de los Novios: «Donde Chucho Gourmet».

La llegada al parque me mostró la nueva Santa Marta, la gloriosa y fiestera, la que renace entre los antiguos caserones del centro y brinda renovada luz a los samarios y a sus visitantes: modernos restaurantes, sofisticados bares y curiosos sitios para rumbear!

En una de las esquinas de la plaza, en un callejón entre paredes coloniales, bajo los brazos y luces de antiguos árboles, encontré las mesas del tradicional restaurante de mar. Hermoso estar ahí: el silbido de las hojas al viento, la vista sobre el inmaculado templete, la música de las bandas callejeras y el entorno clásico y bucólico, pintan la experiencia con un halo romántico, nostálgico y muy especial… aire sin igual!

Lo primero que llegó a la mesa fue su mentada «Chucho Grande», una ensalada fría de mariscos: pulpo, calamar, camaron y manta ahumada en un poco de limón, sal, cebolla colorá y gotas de aceite! Ese sabor real, poco intervenido por la mano del cocinero me regaló uno de los bocados más especiales: sus jugos, su dulzor, el hierro que se desprende, el humo de la suelta raya, la firmeza de los mariscos, sus carnes frescas y apretadas oponiéndose al diente… la sorpresa, la frescura, la humedad… el sol entre sus fibras, el mar que olea en el mordisco… sus salinos y delicados sabores fueron calentando mi boca y mi corazón!

Luego la cazuela, y su caldo anaranjado, poderoso, formidable; como un pequeño océano hirviente de langostinos, pulpos, calamares, mejillones, almejas y caracoles, prietos y fresquitos, cocidos lentamente en coco y fumet de pescao, como si de un ritual se tratara, hasta extraer de ellos lo mejor, dejando también lo mejor en su interior. Luego la crema, el vino blanco, el ajo, el perejil y la cebolla para elevar sus brillantes, frescas y coloradas carnes, tan gustosas al paladar! Al lado, patacones, limones y suero costeño para sellar tan hermosa experiencia!

Me voy de este lugar, seguro de haber mordido y saboreado el verdadero espíritu del Caribe: natural, fresco, divino!

Donde Chucho

tel: (035) 421-0861

Parque de los Novios

Compártelo:

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
×
×

Carrito

A %d blogueros les gusta esto: